Capitulo 5

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Capitulo 5

Mensaje por MMPC90 el Lun Abr 03, 2017 11:50 pm

Como fiel discipula, Erika asistia dos veces por semana a las convocatorias de Jared. Desde el día de la iniciación hasta pasado cerca de tres meses cada encuentro servía de entrenamiento, ahora ya había desarrollado una increíble tolerancia al dolor, así como una disposición a servir a su amo. A veces tenía que explicar alguno que otro moretón cuando Marcus le hacía alguna pregunta, sin embargo, nada demasiado preocupante. Era sometida a juegos sexuales muy extenuantes algunos días, y otros solo se dejaba hacer el amor por Marcus, que era una amante complaciente. No tenían comparación, cada uno le proporcionaba lo que quería, uno le hacía sentir como una mujer sucia, en el mejor de los sentidos, le hacía vibrar cada fibra de su cuerpo con cada encuentro... El otro era más apasionado, le hacía sentir más que un objeto, una mujer deseada, hermosa y le complacia en todo.

Aquella noche, con una planificada excusa, Erika condujo hasta la mansión y al llegar, se vistió con sus mejores ropas. Se condujo hasta la habitación señalada y se dio cuenta de que no era la estilo calabozo que solía usar, esta era la habitación de la iniciación, con su cama adoselada y su cajón lleno de juguetes. Se mordió el labio inferior y se dejó caer sobre la cama, esperando.

Del otro lado de la puerta, Jared se preparaba. La noche siguiente seria su aniversario con Annie, quería prepararle algo especial, algo que no olvidaría, si ella se dejara, la llevaría al cielo... Pero Annie no era de esas que se dejaría hacer muchas cosas, ni siquiera le gustaba que le viera desnuda o hacerlo con la luz encendida, entonces debía deshacerse con Erika, tenía que liberar todo aquello y así podría cumplir con lo que Annie le pedía, sexo convencional en la posición del misionero.
avatar
MMPC90
Admin

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 14/12/2015

Ver perfil de usuario http://historiascompartidas.forovenezuela.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Capitulo 5

Mensaje por Talita el Vie Abr 07, 2017 9:02 am

Mientras acariciaba la suave tela vaporosa de la cortina que pertenecía al dosel de la cama, Erika escuchó el repentino sonido de una puerta abrirse. Levantó la mirada y cual esclava egipcia retiró su mano de la cortina y bajó la mirada para ofrecer una sutil reverencia a su amo
— No hagas eso, no soy el faraón — dijo él al entrar
— Bueno, usted puede ser lo que quiera ser, querido amo — dijo ella en un fingido tono tímido que sólo pretendía ser una implícita invitación
— ¿Y qué te gustaría que fuera? — preguntó él deteniéndose frente a ella acortando con lentitud la distancia
— No tengo tanta imaginación, amo — admitió ella encogiéndose de hombros— creo que eso es un don adquirido y usted sabe desarrollarlo muy bien.
 
Él no dijo nada, la miró por un instante con cierta seriedad y cruzándose de brazos se alejó de ella para dirigirse al mueble cuyos cajones estaba repletos ropa pequeñas, que no necesariamente eran lencería y ropa interior, en ellos también habían corbatas y camisas. Se dirigió al último cajón, en éste no había ropa, sino mas bien artilugios metálicos y cuero de distintas formas y tamaño y ya que no estaban en la habitación calabozo, sino más bien en la elegante habitación donde se realizaban las iniciaciones, Jared estaba obligado a ingeniársela sólo con el poco material que tenia.  Pero él sabía lo que hacía y tenía muy bien en claro cuáles eran sus intenciones esa noche
— Lo que quiero es que te relajes — dijo sacando unas esposas del cajón lleno de artilugios, enseguida las dejó sobre la superficie del mueble y enseguida, del primer cajón extrajo una pañoleta de seda color azul marino. Se acercó a ella y le cubrió los ojos con el pañuelo.
— Dado que ya conozco bastante bien tu tolerancia al dolor, en esta ocasión pondremos a prueba tus sentidos sensoriales — explicó él. Al mismo tiempo, entraban a la habitación varios sirvientes que llevaban consigo cuencos llenos de hielo, frutas, una fuente de chocolate derretido e incienso que aún estaban apagados.
— ¿Pero para qué son las esposas? — preguntó ella sin entender porque la privaba de su visión. Erika pudo notar que alguien la desnudaba poco a poco y enseguida Jared la dirigió a la cama dejándola de espalda para enseguida esposarla en la cabecera

— Ahora lo sabrás — dijo él mientras se sentaba junto a ella y tomaba un trozo de hielo que lentamente frotó sobre el vientre bajo de la chica.
avatar
Talita
Admin

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 14/12/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.